¿Qué hace Mentores Solidarios?

Mentores Solidarios es un programa independiente que opera bajo la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, y aspira a:

  • Brindar la oportunidad de una mejor educación a estudiantes que tienen buenas calificaciones y provienen de hogares de escasos recursos. Se seleccionan estudiantes entre 11 y 13 años que estén terminando la primaria, con un buen desempeño académico y que sus familias no pueden pagar una secundaria privada. A los estudiantes se les asigna un mentor que cubre los costos de educación, uniformes y textos.

  • Permitir a personas con deseos de ayudar la oportunidad de ser mentor de un estudiante ejemplar. Cada mentor está a cargo de cubrir los costos de la beca y apoyar al estudiante asignado durante un período de cinco años, o hasta que se gradúe. El mentor tiene la oportunidad de conocer al estudiante y su familia, brindar consejos y apoyo; permitiéndole al mentor contribuir con el desarrollo académico de las futuras generaciones de Nicaragua.

Logros del programa

Actualmente estamos becando a más de 220 estudiantes becados en 12 colegios privados de secundaria de Managua, Masaya, Granada y Diriamba. Hasta ahora hemos logrado:

  • Asegurar que estos estudiantes continúen con su educación al terminar la primaria: Al terminar la primaria, muchas familias en Nicaragua consideran que sus hijos ya pueden generar un ingreso si salen a pedir en las calles, o trabajan informalmente. Otras familias envían a sus hijos a secundarias públicas, donde no reciben una educación de calidad, en gran parte por falta de recursos del gobierno. Mentores Solidarios le brinda la oportunidad a estudiantes dedicados a que continúen sus estudios en buenas secundarias privadas.

  • Darles una guía académica y motivarlos a continuar estudiando: Muchos de los padres de los jóvenes becados nunca fueron a la secundaria o estudiaron en la universidad. A través del mentor, Mentores Solidarios se asegura que estos jóvenes tengan una guía que les aconseje académica y profesionalmente motivándoles a seguir estudiando.

  • Crear un ambiente de mérito personal: El programa ha logrado que las familias y amistades de estos estudiantes vean resultados tangibles de su esfuerzo y empeño. Considerando que los alumnos seleccionados deben tener buenas notas, sus familiares empiezan a apreciar los resultados del esfuerzo. Este ambiente de meritocracia le abre esperanza a familias de escasos recursos, ven más valor en la educación, e incitan a sus otros niños o familiares a estudiar.

  • Asegurar que jóvenes profesionales vean la realidad de Nicaragua: Además del beneficio directo a los estudiantes y el efecto que eso tiene en su entorno, los jóvenes profesionales que dan estas becas tienen una oportunidad de acercase a la realidad de Nicaragua, de entender los retos que enfrenta esta generación, e incluso de motivarse al ver que jóvenes que nacieron en la pobreza, buscan un mejor futuro para mejorar su situación y la de sus familias. A través de su beca, los mentores están contribuyendo directamente al desarrollo de Nicaragua.

Con el apoyo de nuestros mentores, esperamos continuar creciendo, estableciendo relaciones con más colegios, y abriéndoles la puerta a más jóvenes nicaragüenses para que puedan estudiar.